Club Atletico Paraná
Contacto
Comision-Directiva
Pte. Jose Caceres
Presidente
José Orlando Cáceres
Vicepresidente
César Fontana
Secretario General
Héctor Bergara
Prosecretario
Carlos Ramón Zarate
Tesorero
Lautaro Nahuel Rodriguez
Protesorero
Cristina Griselda Bescos
Vocales
Gustavo Alfredo Osuna
Daniel Viola
Carlos Almará
Vocales Suplentes
Marcelo Daniel Báez
María del Rosario Amatti
Domingo Villa
Revisores de Cuentas
Andrés Fontana
Osvaldo Rabaglia
Sergio David Cáceres

 

2005 no fue un buen año para la institución de calle Ruperto Pérez, a pesar de que cerró la temporada futbolística consagrándose campeón del Torneo Clausura de la Liga Paranaense de Fútbol, el 5 de octubre de ese año falleció el presidente de la Comisión Directiva del Decano, Carlos Abalos. Una persona muy reconocida y querida por los hinchas, los socios, los simpatizantes y los vecinos paranaenses amantes del deporte. Su gestión comenzó en 1998, y fue quien concretó la fusión entre Atlético Paraná y Universitario de Deportes de Libertador San Martín, la cual logró sacar adelante al Club y lograr una cierta estabilidad que, sin embargo, no duró mucho tiempo. Pronto, las complicaciones volvieron a aflorar. Durante su presidencia los equipos de la primera división tuvieron importantes logros en la Liga y se consiguió una plaza en el Torneo del Interior, donde el equipo tuvo un aceptable rendimiento; a su vez, las categorías infantiles, uno de los aspectos relevantes de la institución por el gran número de niños que convoca, realizaron importantes presentaciones a nivel nacional. El fallecimiento de Abalos significó un cimbronazo que complicó la situación de la entidad de Barrio San Martín que por aquél año ya acarreaba dificultades en diversos aspectos.

 

Los inconvenientes financieros, situación común a casi todos los clubes de la ciudad que por aquellos tiempos comenzaban a recuperarse con mucho esfuerzo de la dramática situación desatada en el país en torno a 2001, se agravaron. El fallecimiento de Carlos Abalos dejó acéfala la Comisión Directiva y se inició un período de desmoronamiento institucional que puso señales de alarma entre quienes aman y han dado mucho de sus vidas por el Club.

 

Hubo muchas etapas difíciles en la vida del Gato, como en la de cualquier institución centenaria, y esta era una de ellas, tal vez, de las más complejas.

 

El año siguiente fue peor. Tras una muy mala performance en el Torneo Argentino B, al que había llegado como invitado en el año 2000, Atlético Paraná quedó en zona de descenso y debió ir a una Reválida, a dos partidos, para evitar el descenso directo. El rival fue Sarmiento de Resistencia, de la provincia de Chaco. En el primer encuentro, con Paraná de local, el equipo chaqueño venció por 2 a 1 al Gato, asegurándose en parte su permanencia en la categoría; pero en el partido de vuelta, en la provincia de Chaco, Atlético Paraná mostró que estaba dispuesto a pelear hasta lo último y logró vencer por 1 a 0 a Sarmiento, emparejando el resultado global y obligando a la definición por penales. La llave, finalmente quedó en manos del equipo de Resistencia que se impuso por 4 a 2, en los remates desde los doce pasos. De esa manera, el 06 de mayo de 2006, Atlético Paraná quedó fuera del Argentino B. Tuvo una chance de volver a entrar mediante un repechaje para revalidar la categoría enfrentando a Juventud Unida de Gualeguaychú, en el mes de julio de 2006. Chance que no pudo ser aprovechada por el Decano paranaense. En el partido de ida, jugado en el Estadio Pedro Mutio, el conjunto de la Capital Nacional del Carnaval, se impuso por 1 a 0 con gol de Gabriel Gallegos, y en el partido que cerró la llave en el Estadio Municipal de Gualeguaychú, no hubo goles, por lo cual, Atlético Paraná perdió definitivamente la categoría.

 

La situación no era buena en muchos sentidos para el Club de Barrio San Martín. En la Liga Paranaense, ya no mostraba los brillos de otros tiempos, que lo habían convertido en uno de los equipos más ganadores de la ciudad con 21 campeonatos obtenidos, ahora peleaba por no descender a la B. Atlético Paraná atravesaba una etapa realmente complicada en lo deportivo, en lo institucional y en lo financiero, donde las deudas lo ahogaban prácticamente con el correr de los días. Aquél pasado glorioso se empañaba vertiginosamente y amenazaba perderse para siempre en los grises pasillos del tiempo y, los sueños de sus fundadores, los anhelos de quienes continuaron la obra y se sucedieron en la conducción del Club y los de sus inquebrantables hinchas, parecían más lejanos que nunca. Era necesario realizar un profundo cambio, renovar energías, reordenar el aspecto institucional y salir de las deudas que agobiaban el transitar de una de las entidades deportivas más antiguas de la ciudad.

 

Los dirigentes deportivos de la institución decidieron rearmar la Comisión Directiva, darle una nueva impronta, con nuevos nombres y desde allí tratar de sacar de la angustiante situación al Club. Daniel Viola, César Fontana, Carlos Almará, el “Nene” Livelli, Omar Duerto, quien presidió la Comisión durante esa difícil transición, fueron algunos de los dirigentes que pusieron manos a la obra y, contra todo pronóstico, plantearon que se podía salir adelante. Para ello era necesario rearmar la Comisión Directiva como primer paso y en ese sentido sumar personas con experiencia en la gestión y organización y que, a su vez, tuvieran el imprescindible compromiso con el Club como para dedicarle horas y sacrificios que seguramente tardarían, en el mejor de los casos, en dar sus frutos. Uno de los nombres que sonaban con más firmeza para ocupar la presidencia de la Comisión, era el de César Fontana, dirigente del Club, hincha fanático del Gato, hombre experimentado y decidido a la hora de poner toda su capacidad al servicio de la institución. Sin embargo fue decisión del propio Fontana, proponer como presidente al dirigente político y uno de los mentores de la Fiesta Nacional del Mate, José Orlando Cáceres. No fue un mero capricho que su nombre comenzara a sonar durante las reuniones en la sede social del club, sobre calle Ruperto Pérez. José Cáceres ya era conocido como hincha del club, por su asistencia casi religiosa a la cancha, y su trayectoria en la militancia social no dejaba lugar a dudas de su aptitud y experiencia para la organización, la gestión, la conducción y la participación en grupos de trabajo. Presidente de la Asociación Civil “Centro Comunitario Solidaridad”, una organización dedicada a la acción comunitaria en la populosa zona sur de Paraná, que a su vez lleva adelante la organización de la Fiesta Nacional del Mate; vecino comprometido con la comunidad y sus necesidades, desde joven había ocupado funciones en la administración del Estado, era un interesante candidato; pero además, ya había tenido un paso en la conducción de la entidad, aunque desde un lugar marginal. Según consta en el Libro de Actas del Club, el 24 de julio de 1994 se reunió en asamblea la Comisión Directiva del Club Atlético Paraná bajo la presidencia del Dr. Carlos Samitier, con el objetivo de cumplir con la formalidad de la presentación de listas de aspirantes a la mesa directiva. Hubo una sola lista para las elecciones, integrada por el Dr. Ricardo Rizzo, como Presidente, y Luis Ramón Rodríguez, más conocido como “Pacha” Rodríguez, como Vicepresidente. En esa nómina para integrar la Comisión Directiva, figura el nombre de José Cáceres, ocupando el lugar de Vocal Suplente Primero. Un lugar muy menor en cuanto a la toma de decisiones, que hubiese quedado perdido entre tantos nombres que pasaron por la institución centenaria, si no fuese porque aquél hincha que formó parte de una Comisión Directiva como Vocal Suplente, volvió doce años más tarde para convertirse en Presidente de la misma y llevar adelante una de las gestiones más importantes en la historia del Club.

 

En el año 2006, José Orlando Cáceres, fue proclamado Presidente de la Comisión Directiva del Club Atlético Paraná, pronto a cumplir sus primeros 100 años de vida. Esa Comisión estaba integrada, además del presidente mencionado, por César Fontana, en la Vicepresidencia; Omar Duerto, como Secretario; Ricardo Rizzo, Prosecretario; Daniel Viola, como Tesorero; y Pablo Oroño, Protesorero.

 

Así como, en el amanecer de la institución centenaria, un grupo de socios e integrantes de anteriores comisiones se reunieron a la luz de las velas para sacar a flote al Atlético Paraná, esta nueva Comisión se cimentó en la adversidad para volver a echar a andar la historia del Gato y, en ocho años, sintetizar los sueños más preciados atesorados durante más de un siglo de vida.

 

Comenzó en ese momento una nueva etapa para el Club, sacrificada en sus inicios pero que con el correr del tiempo, tal vez de manera inesperada para muchos, lo llevó a alcanzar las metas que hoy llenan de orgullo a los que aman a la institución y a todos los paranaenses en general: ver la roja y blanca del Gato participando del fútbol grande de la Argentina. Sueños acunados durante generaciones que se materializaron vertiginosamente y hoy constituyen la feliz realidad de la institución Decana del fútbol paranaense.

 

108 Años Pasión
Nacional B

SEGUINOS